Por: Ale Margaona, Lic. Ciencias de la Educación

Hoy sabemos que las personas exitosas no son necesariamente aquellas que obtuvieron las mejores calificaciones en la escuela, para ello, es necesario demostrar otras competencias personales relacionadas con la inteligencia emocional (como lo puedes ver aquí)

Aprender a desarrollar esta capacidad es fundamental para nuestros niños. Nuestra labor como mamás consiste en hacerlos sentir en confianza, abrazarlos, besarlos y saber cuáles son sus necesidades; esto ayudará al aumento de sus habilidades emocionales y autoestima, aprenderán a valorar sus sentimientos, a tomar buenas decisiones y crecer en plenitud.

Pero, ¿cómo podemos desarrollar la inteligencia emocional de nuestros hijos de acuerdo a su edad?

Para saberlo, debemos conocer en qué etapa de su desarrollo emocional se encuentra; de esta forma sabremos qué habilidades necesitamos estimularles. Como mamá experta, en conjunto con Cal-C-Tose, he preparado la siguiente información para decirte qué esperar durante cada etapa de su crecimiento y de qué manera puedes ayudar al desarrollo de su inteligencia emocional.

Es fundamental estar presentes en todas estas etapas y dejarlos libres para que por sí mismos puedan ir desarrollando su inteligencia emocional. Recuerda que en todas las etapas es importante seguir estos 5 consejos:

  1. Dar nombre a los sentimientos: Enséñale a tu hijo a reconocer sus emociones (alegría, tristeza, enojo, miedo). Esto puede ser a través de cuentos, historias, tarjetas, entre otros.
  2. Relacionar gestos con sentimientos: Es importante que el niño aprenda a identificar emociones en otras personas, de esta manera desarrollará la empatía. Platiquen sobre situaciones que hayan vivido otras personas y permítele expresar su opinión sin juicios; de esta manera se estará validando su opinión y carácter.
  3. Orientarlos: Una vez que tu hijo sea capaz de reconocer sus emociones, dale normas básicas para enfrentarse a ellas. Una buena norma es "tienes derecho a estar enojado, pero no puedes hacerte daño ni a ti, ni a los demás, ni a las cosas”; explícale lo que sí puede hacer. Por ejemplo: correr, dibujar figuras enfadadas, tomar un baño, tomarse un tiempo a solas, etc.
  4. Alabar lo positivo: Felicítalos cuando se enfrenten bien a sus emociones o muestren preocupación por los demás, hazles ver que te das cuenta de eso.
  5. Enseñar con el ejemplo: Ésta es la mejor manera para que tus hijos entiendan cómo expresar adecuadamente las emociones sin causar daño.

Cal-C-Tose y yo queremos que tus hijos sigan creciendo de manera íntegra. Por eso no dejes de leer nuestros otros artículos sobre inteligencia emocional y tipos de inteligencia