Una parte esencial del desarrollo mental de cualquier ser humano desde pequeño, es el juego, pues a través de este se explora el mundo, entiende límites, dimensiona las ideas de las reglas y el por qué hay que seguirlas.

Sin embargo, no todos los juegos son iguales.

No es lo mismo jugar en equipo, como en el futbol y desarrollar habilidades motoras, que un juego de destreza que ponga a prueba su desarrollo mental.

¿Te interesa que tu pequeño desarrolle su mente mientras se divierte?

Invierte unos veinte minutos diarios jugando con él cualquiera de los siguientes juegos y verás las mejoras en su desarrollo infantil.

  • Memoria: el clásico juego de encontrar los pares, es una actividad para mejorar la memoria de corto plazo. Desarrolla en tu pequeño la habilidad de fijarse en los detalles y las similitudes, y descartar las diferencias.
  • Dominó: aunque muchos crean que es un juego de adultos, le ayudará a tu pequeño a desarrollar habilidades lógico-matemáticas como llevar cuentas, juntar piezas similares y desarrollo de estrategias.
  • Ajedrez: ¡es en serio! A partir de los siete años se les puede enseñar a los pequeños a jugar ajedrez, un juego de lógica y estrategia por excelencia. No sólo deberá aprender a ser paciente, sino que le ayudará a meditar sobre las posibilidades de sus acciones.
  • Rompecabezas: armar rompecabezas estimula el desarrollo mental, además de las habilidades como la paciencia y la persistencia para perseguir un objetivo hasta alcanzarlo.

Además, puedes intentar con juegos sencillos que estimulan la paciencia, la estrategia, el poner atención a lo que hace el otro, como son gato y timbiriche.

Si lo que quieres desarrollar es su habilidad verbal, puedes jugar basta o, mientras están en el coche, leer las placas de los coches y buscar palabras que contengan todas las letras de las placas que vean. ¿Lo has intentado? Hay infinidad de actividades que ayudarán a desarrollar la inteligencia matemática de tu hijo.

Te revelamos cinco secretos para promover la inteligencia emocional, desarrollo infantil y mental de tu hijo con una visita al museo aquí.